enero 31, 2019 9:15 am

La economista Yelidá Blanco García, de la Unidad Asesora de Análisis Económico y Social del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (#MEPyD), disertó sobre el “Impacto económico del cambio climático” y se realizó en el marco de la celebración del 24 aniversario de la entidad académica.

Blanco presentó los orígenes del cambio climático y el impacto económico mundial de los desastres naturales. De acuerdo con el informe Pérdidas económicas, pobreza y desastres de 2018 de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, las tormentas fueron, por mucho, el tipo de desastre más costoso a nivel mundial, con pérdidas por tormentas por más de US$1,300 mil millones (46%) en los últimos 20 años.

Blanco García expuso que debido a la supeditación del sector primario con el comportamiento clima, dentro de los sectores de la economía, la agricultura es la que presenta el mayor grado de vulnerabilidad ante los cambios de temperatura y precipitación. Todos los escenarios utilizados por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) apuntan a que existe una alta probabilidad de que se produzca una mengua en los rendimientos de los cultivos debido a las crecientes temperaturas y a las menores precipitaciones, lo que a su vez empeorará la inseguridad alimentaria (Banco Interamericano de Desarrollo (BID), 2012).

Además, destacó que de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (#FAO), América Latina y África son las regiones con mayores grados de vulnerabilidad, donde se espera que el rendimiento de los cereales disminuyan entre un 40% y 61%.

La economista destacó que la República Dominicana debido a su ubicación geográfica, es un país con alto grado de vulnerabilidad ante fenómenos climáticos como anomalías en las precipitaciones (inundaciones y sequías), el aumento del nivel del mar o la frecuencia de fenómenos extremos (huracanes). En este sentido, el país ocupa el puesto número diez en el Índice de Riesgo Climático Global (IRC) a largo plazo (1997-2016).

Los sectores más afectados por dichos fenómenos son: obras públicas, agua y alcantarillado y agricultura.